Este es un blog que se nutre de metaideas surgidas de todo espontil venidero en periodos digestivos, salvo, y claro está, improperios improcedentes que impresionen improbas improntas. (lo que esto significa, de mucho importa)

 

15 julio 2005

Ni hablar del peluquín

Al margen de la larguísima vigencia de la que gozan ciertas frases del viejo refranero, hoy en fernanblog se comenta un dicho, o más bien coletilla, que a mí en particular me hace mucha gracia: "Ni hablar del peluquín".

Probablemente esta singular frase tuviera su origen en el pudor humano o en ciertos complejos asociados a esa época en que los hombres se despiden de la madurez.
Se piensa que el bajón moral que en algunas personas suponía el desprendimiento cabellil sólo podía ser superpuesto u ocultado por un postizo bisoñé, del cual nadie quería oír nada, pues un calvete con peluca llegaba al convencimiento de que no era tanto ni tan calvo, por lo que no debían recordársele tales asuntos.
Se creó con esto un pacto de silencio por el cual nadie podía señalar a un calvo. Nadie podía sospechar en voz alta si una cabellera era real o postiza, o si la melenera era o no era. El santo y seña fue "Ni hablar del peluquín".

Hoy día, esta consigna ha quedado desfasada, y en ciertos ambientes enturbiados por la pérdida de naturalidad surgen otras claves que tal vez en un futuro sean dichos, como "La lipossucción ni mencionarla ¿sabesss?", "Osssea, que ni esto es rinoplastia, ni esto siliconia, ¿vale?", o "Te juro que sson miss pómuloss, en sserio".

Los avances de la ciencia están haciendo estragos en el viejo refranero. Por ello, este post-e pide tu apoyo y solidaridad para que la próxima vez que tengas que pedir chitón digas "ni hablar del peluquín". ¿Qué te parece?

¡Adios!



Post-illas:
Es decir, que eres calvo ¿no? ;-)
Ya sé que no es el tema en concreto del post, pero ¿te has fijado en los peluquines que se ven por ahí? Hay cada personal en los que la calvicie pasaría más desapercibida si no llevaran peluquín (¿por qué el diminutivo?). Me refiero al caballero de peluquín oscuro y patillas canosas. O al os que se le arremanga hacia arriba y se le ve el forro interior o el belcro (¿se adhiere a la cabeza con belcro?¿remaches?)
 
Soy el usuario anónimo anterior, que como nunca he tenido tantas opciones para elegir una identidad me he hecho la picha un lio. Saludos.
 
Un saludo a nuestro bart anónimo, que con una buena postilla ha abierto la veda para que todos los lectores del post-e nos cuenten alguna anécdota sobre pelucas, peluquines o pelucones.

Mientras más rocambolesca, mejor.

Un saludo a ti también, por venir hasta aquí a poner una postilla.
 
Lo úrtimo en tennología es el "peluquin natural", que consiste en dejarse una media melenita en uno de los laterales de la cabeza y peinar alisadamente esos cabellos largos hacia el otro lateral. Con esto se consigue disimular la carva, pero claro, tiene casi los mismos inconvenientes que el peluquin.

Esto todavia es muy utilizado en la sociedad actual. Veáse a Iñaki Anasagasti.
 
A mi otro que me hace mucha garcia es: siempre habla un cojo , valla fijación (extra fuerte) con los defectos alogenos,
que crueles son algunos refranes...tantos cojos ahi??
 
Primero, no se quisiera por querer de pecar de anticipado ni de sátiro, pero desde aquí, sin querer igualmente usurpar el lugar que cada cual tiene en este juego, cual antón pirulero, insto a nuestro querido titoMigue o titomige (alias PELUCA, por cierto)a que nos cuente alguna batalla campal sobre peluconas. Esta variante derivada de la palabra peluca, tiene reales connotociones y conmociones, de e-mocion.

Segundo, quisiera saludar a mi madre que me estará escuchando (yo escribo en voz alta).

Tercer: un matiz. Se trata de la postilla del amigo Jdevelopez. He observado en la suciedad cierta tendencia a confundir cojos con mudos, o bien saltos con hablas. Se suele decir (casi todo el mundo) eso de siempre habla un cojo, cuando quiero entender que debiera ser siempre salta un cojo, a la pata coja, se entiende. ¿Se entiende?

Saludos a todos, y decid porfa quiénes sois, de dónde habéis venido los allegados, y cómo no, comentar vuestras preferencias a la hora de darle instrucciones al peluquero.
 
- ¿Y el peluquín? ¿Te doy un repasito también al peluquín?

-No, querido Joaquín. No hace falta que me retoques el peluquín ni el flamenquín. Recórtame el bigote arrocet e iguálame las patillonas, que sí que crecen. Por cierto, barbero querido, ¿tú eras tonto? Es que no lo recuerdo.
Recuerda, barbero Joaquín: ni hablar del peluquín.
 
Si tienes problemas de calvicie, te recomiendo un sitio que trata el tema.
Link: Recuperar el cabello
Espero que les sirva !
 
A rescatar estas frases maravillosas que traen el bagage de nuestra cultura. ¿Dejarlas morir? ni hablar del peluquín
 
Publicar un comentario
<< Vuelta al blog
 
Este blog nació el 29 de abril del año pasado. En las cosas del hablar podrás saber el porqué de lo que se escribe aquí, que es lo que se lee allí donde tú estás.
 
Introduce aquí tu Gengoma.
  ¿QuÉ eS eStO?
 
Me puedes escribir aquí:

Opina, sugiere o pide. ¡Anímat-e!
 
 
 
 
 
Google
 
Suscribir con Bloglines
 
 
Get Firefox!

This page is powered by Blogger. Isn't yours?